• Km. 4.5 Vía a la Costa, Guayaquil-Ecuador
  • +593 200 36 99

"Guayaquil, el musical", a la medida de un público millennial

Guayaquil, el musical ofrecerá funciones hoy, mañana, sábado, a las 20:00, en la sala Principal del Teatro Centro de Arte (km 4,5 de la vía a Daule). El domingo habrá una presentación, a las 11:30.

A Daniela Cevallos la idea de un Julio Jaramillo para un público millennial nunca le sonó descabellada. Por ello, junto con Manuel Valdivieso (director ejecutivo de la obra) creó a Juan Amores, el personaje central de Guayaquil, el musical, una obra que a más de conectar a las generaciones actuales con la música tradicional guayaquileña, muestra las diversas formas de lidiar con la muerte.

“El proyecto nació de la pregunta que se hizo Daniela, que es la creadora del proyecto, sobre qué pasaría o qué repercusión mediática tendría un personaje como Julio Jaramillo en nuestros tiempos, cuando hay internet y modos de que la vida privada sea menos privada”, cuenta Alicia Macías, productora de la puesta en escena que llegará mañana al Teatro Centro de Arte (TCA).

En esta propuesta se presenta a Juan Amores (Andrés Garzón) como un músico de 54 años que vive en la Perla del Pacífico y que es muy conocido en el país por su música. El artista planea un espectáculo para celebrar su carrera, pero de repente la muerte lo sorprende y sus planes se ven arruinados.

Tras su fallecimiento, los seres queridos de Juan Amores, entre ellos su novia Lucía (Ana Passeri), comienzan una serie de tareas que el músico ha dejado plasmadas en una lista y que por su muerte no pudo cumplir. Ellos deciden hacer el espectáculo, con el que el artista quería unir a las personas a través de la música.

Lo interesante de este proyecto –refiere Adriana Ochoa, de comunicaciones de la obra– fue la manera en la que se le ha ido contando al público lo que hay detrás de Guayaquil, el musical y de sus personajes. “Por la plataforma trasmedia lo contamos por parte en un flashmob (18 de agosto) la pedida de mano de Juan Amores a Lucía; la segunda parte de la historia contada en redes sociales por un video (el protagonista se entera de que tiene una enfermedad terminal y empieza a hacer planes para cuando llegue el fatídico día de su muerte); y la tercera parte es otro flashmob (1 de septiembre) cuando el músico se entera de que tiene una hija perdida).

Macías añade que luego lanzarían un challenge en el que pedirían a los “músicos de la ciudad que nos manden sus interpretaciones de canciones de Julio Jaramillo en la versión que quieran, porque el mánager de Juan Amores va a estar buscando a un guitarrista porque sabe que tiene un pedido especial. “Y luego llegamos a la obra en donde se ve cómo estas cuatro personas que son las más allegadas a Juan Amores están lidiando con el luto y la misión que tienen en común”.

 

Nuestros auspiciantes