• Km. 4.5 Vía a la Costa, Guayaquil-Ecuador
  • +593 200 36 99

Diego El Cigala: De futbolista a cantante. Un giro de 180 grados en su vida.

El cantante español afirmó que de no haber sido cantante hubiese sido futbolista.

“Era casi igual, pero en tamaño reducido. La melena rizada, los ojos de ébano y la energía de una turbina.” Diego El Cigala todavía no era ese artista consolidado que actualmente es, era Ramón Jiménez Salazar, tenía 10 años y se pasaba el día detrás de un balón. El Cigala, hincha confeso del Real Madrid, se dirigió a la ciudad deportiva del cuadro merengue para realizar las formativas. Desafortunadamente no fue seleccionado por ser “bajito”.

El fútbol quedó relegado al pasado, El Cigala debía buscar otros horizontes y lo consiguió al oír la melodía de la guitarra, eran órdenes invisibles que se apoderaban de su voluntad; pero sobre todo de su voz. Japón fue el inicio de su carrera musical en compañía de Paco Peña, un prodigio del flamenco.

El Cigala nunca recibió clases de música, fue un ser humano empírico. Su talento creció como la espuma y su voz gitana que pregonaba el flamenco y otros géneros hizo que varios álbumes como "Lágrimas Negras", "Cigala y Tango" entre otros, tengan mucho éxito. Fue ganador de tres premios Grammy por mejor álbum de tango, flamenco y música tropical.

El cantante tuvo su nacionalidad dominicana y se contagió de ese sabor latino plasmado en su música. Lanzó al mercado su Álbum “Indestructible” una mezcla inédita de flamenco y salsa que puso a bailar a más de uno con temas de grandes exponentes del género como Héctor Lavoe, Cheo Feliciano entre otros.

Que mejor manera de cerrar este recorrido por la vida del cantante, en contarles que fue la voz de Buzz Lightyear en Toy Story 3, versión española. Sin duda alguna, Diego es un hombre multifacético.

Nuestros auspiciantes

Castell Defels