• Km. 4.5 Vía a la Costa, Guayaquil-Ecuador
  • +593 200 36 99

Tácticas clásicas para enamorarse

Un concurrido bar de Guayaquil antiguo, luces, música y baile ambientan la primera escena en el regreso del musical Amante a la antigua, cuyo estreno en elTeatro Centro de Arte fue el 1 de julio.

Un concurrido bar de Guayaquil antiguo, luces, música y baile ambientan la primera escena en el regreso del musical Amante a la antigua, cuyo estreno en elTeatro Centro de Arte fue el 1 de julio.

Dos pequeñas tarimas elevadas, una a cada lado del espacio principal, formaron parte del escenario para montar dos historias de amor en distintas épocas. En una de ellas actuó Germán (Omar Montalvo), un adulto mayor que narraba a sus sobrinos nietos las hazañas amorosas de su juventud. Damián (David Betancourt), el mayor de ellos, fue el más interesado en aprender las técnicas de conquista.

En el espacio central se representaron las anécdotas que vivió el tío en su juventud como mesero del bar, papel interpretado por Toño Navarrete, y sus hazañas por acercarse a la interna de un colegio religioso, Rossy (Nicole Rubira), quien fue su único y verdadero amor.

Con rápidos cambios de escenografía se hacen realidad, en el mismo espacio, los intentos de Damián por conquistar a su compañera de colegio, Lucy (papel interpretado también por Rubira). En la búsqueda de la ‘fórmula mágica’ para llegar a su amor secreto, el tímido joven se inspira en las historias de Germán, y replica las estrategias de los relatos.

Ambas historias se desarrollan contiguas con intervenciones de danza, boleros, pasillos y otras melodías de amor como Dos gardenias, Dónde estás corazón, Hola Soledad, Atajitos de caña, entre otros, que son interpretados por los actores.

Durante el desarrollo de la trama, la desesperanza de Germán por sobrellevar la soledad de sus últimos años se ve contrastada por la ilusión que le transmite su sobrino Damián. Emotivos eventos generan risas, aplausos y suspiros entre los asistentes, algunos incluso tararean las melodías abrazados a sus parejas. El desenlace de ambas historias conmueve al final, dejando a más de uno con una mezcla de nostalgia y recuerdos de aquel amor de juventud.

El elenco también lo conforman Florencia Lagua, quien se enfrenta a un reto similar al de Rubira con doble personaje: ser la mejor amiga de Rossy y Lucy, en ambas épocas (Mary y Valeria); y Silvio Villagómez, como Héctor, el antagonista de la historia; además interviene el cuerpo de baile de Danzas Jazz.

Nuevo montaje
La primera temporada se estrenó en el 2015 en el Teatro Sánchez Aguilar. Creada y dirigida por el escritor y dramaturgo Christian Valencia, cuenta con la dirección coreográfica de José Miguel Salem, principal de Danzas Jazz.

Para esta temporada se incorporaron novedades como una pantalla led al fondo del escenario que aporta en el desarrollo narrativo del musical y a recrear los cambios de época. Una banda de músicos en vivo acompaña el show, se han añadido arreglos y nuevas interpretaciones en las canciones. (I)

Nuestros auspiciantes

Castell Defels